miércoles, 11 de marzo de 2009

Crónicas de mentes bizarras ...Parte I


946, 947, 948, 949…Esos eran sus pasos contados en mi mente, me extasiaba seguirla sin razón…generalmente mis comunes victimas no pasaban de los 200 pasos, pero ella, ¡JA! Ella, recién comenzaba a caminar después de una parálisis…cada tropiezo eran 3….962, 963, 964….Era patéticamente repugnante ver su rostro al caminar; inocente, lleno de palabras descriptivas que un asesino como yo exilia, palabra que la vida inventa para justificar acciones y personas…asquerosas personas, hace tiempo que negué mi pasado.

No tengo razones para matar ¿Lo han intentado?, después de la primera vez se vuelve excitantemente vital, es como el buen sexo…980, 981, 982…No podía ver su rostro ni su torpe cuerpo, solo sus pies, ambos tan izquierdos, solo me concentraba en el movimiento y en el contacto de sus suelas gastadas con el suelo, a veces cuidaba de ellos al cruzar la calle ¡No me vallan a tomar por santo!, no me gusta que alguien mas haga mi trabajo, si alguien cambiara un solo paso, sería el último que daría. La diferente perspectiva lo hace mas un juego, en su mundo es otro simple día de la casa al trabajo ver al amante y volver a su casa, en mi mundo (si es que existe) es una persona menos, otros pies que dejan el camino…lo irónico es que esto para ambos es común, la tierra jamás se detiene, la vida sigue siendo vida y la muerte sigue siendo el miedo…solo me queda esperar y actuar, después de todo aquí no existo pero en el infierno soy un héroe…998, 999, 1000…

Escrito por:
Rosaura Rojas Diaz
marzo 11/09

No hay comentarios:

Publicar un comentario